Web Oficial de la Semana Santa de Toledo


Cofradía Hermandad de Penitentes del Santísimo Cristo del Descendimiento

 

Este paso ha sufrido varias transformaciones. Se cree que tanto José de Arimatea como Nicodemo, así como la imagen de Cristo y la Cruz debían pertenecer al paso original, de la escuela castellana del siglo XVII. La cofradía de Nuestra Señora de la Soledad se encargaba de sacar este paso el Viernes Santo, corriendo con los gastos del mismo. En los años 70 dejó de procesionar por los salarios desorbitados que pedían los cargadores. En los años 80 se ofrecieron a portar desinteresadamente este paso los fundadores de esta Cofradía, acompañados por los penitentes de la Hermandad del Cristo de la Vega, hasta que se constituyó la Cofradía-Hermandad en el año 1991.

La Cofradía se fundó a raíz de la iniciativa, entre otros, de un entusiasta grupo de estudiantes del extinguido Colegio Sadel que preparaban su formación para acceder a la Academia General Militar. Este grupo empezó a portar en el año 1981, aumentando en número posteriormente. El 12 de noviembre de 1988, la ciudad de Toledo ya podía presumir de contar con una nueva cofradía en su Semana Santa que adoptó el nombre de Cofradía-Hermandad de Penitentes del Santísimo Cristo del Descendimiento.

En su discurrir temporal esta Cofradía ha interiorizado los principios católicos del culto a Nuestro Señor y de la caridad cristiana. Culto a Dios porque no hay otra mejor forma de darle gracias por la vida que nos regala; y caridad cristiana, porque la ayuda al más desfavorecido, que surge del corazón, eleva a la persona desde su vida terrenal al ámbito espiritual, haciéndole mejor persona y mejor cristiano.

En octubre de 2014, la Cofradía vivió uno de los momentos más importantes de su corta historia, al celebrarse en una emotiva y solemne ceremonia, el Hermanamiento con la Cofradía homónima de la ciudad de Cádiz. Con ello, se reforzaron los ya existentes lazos de unión espiritual.

En el mes de noviembre de 2014, recibió con enorme agradecimiento el premio Recaredo Rey, otorgado por la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos del Casco Histórico de Toledo, que entrega cada año a las Entidades que  desarrollan labores caritativas, muy extensas y presentes en esta Cofradía.

En el año 2016 la Cofradía celebró su 25º Aniversario desde su fundación canónica, participando con su Titular por segunda vez en su historia en el Via Crucis de la ciudad de Toledo, que tiene lugar todos los Martes Santo en la Santa Iglesia Catedral Primada.

La imagen del paso representa la escena del Descendimiento de la Cruz, por parte de José de Arimatea y Nicodemo, que se sitúan en lo alto de las escaleras colocadas tras la Cruz. Uno desclava la mano izquierda; el otro sujeta mediante una tela el peso del cuerpo del Redentor. Al pie de la Cruz, la Madre sujeta la corona de espinas y el clavo de la derecha de su Hijo. Toda la escena es observada de pie por San Juan, que porta el sudario, y María Magdalena, que lleva en sus manos una copa con perfume para embalsamar el Cuerpo yacente.

El conjunto fue restaurado en 1994 por el artista toledano D. Mariano Guerrero Corrales, que ocupa el cargo de Hermano Mayor de Honor.

En el 2018 las andas han sido restauradas por D. Ricardo Villarrubia Sanchez-Puebla y doradas por D. Miguel A. Alonso Peña.

 

Acompaña al paso del Descendimiento su propia Banda de Tambores.

Las andas son de madera, siendo portadas por hermanos en turnos rotativos durante el recorrido procesional.

Los penitentes visten el hábito de la Hermandad: negro con esclavina y fajín color hueso; escudo de la Cofradía bordado en el fajín y medalla de la Hermandad.

Es Hermano Mayor de Honor D. Mariano Guerrero Corrales.


Hermano Mayor
D. José Ramón García Arroyo

Consiliario
D. José Antonio Martínez García