Web Oficial de la Semana Santa de Toledo


Cofradía de Nuestra Señora del Amparo

 

Desde la época medieval, la Cofradía de la Santa Vera Cruz con su titular el Cristo de las Aguas era la encargada de organizar la procesión del Jueves Santo, que procesionó hasta el año 1935, al desaparecer dicha Cofradía. Con este motivo en el año 1952, con la protección de la Fábrica de Armas de Toledo se funda la Cofradía de Nuestra Señora del Amparo, con personal obrero de la misma por iniciativa del Coronel Director D. Carlos Ruiz Toledo y del Comandante D. José Relanzón. Antes, en 1842, hubo una Hermandad de beneficencia para socorrer a los familiares del establecimiento. La talla se encargó al escultor toledano D. Cecilio Béjar. Un aspecto curioso es la gravedad y el silencio de su acto penitencial.

Esta Cofradía se funda en el año 1952, entre el personal de la Fábrica de Armas de Toledo, por el Coronel Director D. Carlos Ruiz de Toledo, quien se encargó de elaborar un Reglamento. Constituida la Cofradía, solicitó al Sr. Arzobispo una Iglesia de la ciudad, concediéndole la Iglesia de la Magdalena; pero era necesario poner un retablo que se adquirió, con los permisos necesarios, a la Parroquia de Santa Leocadia. Este retablo perteneció a la Iglesia de San Román.

Es de estilo neoclásico y se tuvo que restaurar, acoplando los anagramas de Carlos III y el de la Cofradía, colocándose el día 4 de septiembre de 1958. Por fin, esta capilla de la Iglesia de la Magdalena fue inaugurada el 10 de junio de 1961, estando abierta a los fieles hasta el año 1994, año en el que, por decreto del Cardenal D. Marcelo González Martín, se trasladó la sede a la Iglesia de San Ildefonso, con su retablo e imagen.

Tiene su sede canónica en la parroquia de San Ildefonso. La imagen es de madera policromada, realizada por el escultor toledano D. Cecilio Béjar y restaurada por D. Enrique Toledo Brazal en el año 2001. El palio, los faldones y el manto de la Virgen son de terciopelo verde bordado en oro y seda de colores, confeccionados por las monjas adoratrices.

La corona de la Virgen es de plata sobredorada labrada por un orfebre sevillano y va junto con el manto sobre un marco de hierro independiente de la imagen.

La carroza se construyó en los talleres de la Fábrica de Armas de Toledo. Los respiradores son de latón repujado y plateado y los varales están cincelados y grabados. Ambos fueron realizados en el taller artístico de la Fábrica de Armas, así como los candelabros de cola, que son de orfebrería sevillana.

Los cofrades llevan hábito negro, capuchón, guantes y fajín verde, portando medallón plateado al cuello.

La oración en el huerto.

Paso de escena de cuatro esculturas de madera de pino policromadas, realizado en el siglo XX por el escultor toledano Luis Martín de Vidales.

Cristo amarrado a la columna.

Talla de madera policromada de autor desconocido, del siglo XVII. Pertenece al convento de Religiosas Agustinas de la Inmaculada Concepción (Gaitanas).

Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Talla de madera policromada de autor anónimo del siglo XVIII. Pertenece a la parroquia de Santo Tomé.

Santísimo Cristo de la Agonía.

Talla anónima de madera estofada y policromada de mitad del siglo XVI. Pertenece a la parroquia de San Nicolás de Bari, y se encuentra depositada en el Museo de Santa Cruz (Toledo).


Presidente
D. Jesús Delgado Rafael

Consiliario
D. Gustavo Johansson de Terry