Real e Ilustre Hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de la Caridad

Fundación

Esta Hermandad se fundo en el siglo XVII con objeto de dar culto a este Cristo, celebrando su fiesta el cuarto domingo de septiembre como en la actualidad. Sus primeras Ordenanzas fueron aprobadas en 1656 por el Cardenal Primado D. Baltasar de Moscoso y Sandoval. Una Bula del Papa Clemente XII permite desde 1733 la admisión de mujeres a esta Hermandad. En 1752 se funda en su seno una Hermandad de Socorro para atender a los Hermanos que, entre sus muchas funciones, tenía la obligación de encender y mantener los faroles que alumbraban el cobertizo de Santo Domingo el Real y el retablo de la Virgen de la Soledad que existió bajo el cobertizo de Santa Clara.

La Hermandad desapareció a principio de siglo y se recuperó para la Semana Santa de 1990. En el año 1989 un grupo de jóvenes tienen la feliz idea de recuperar esta cofradía, se ponen a trabajar y presentan sus conclusiones al arzobispado siendo aprobados sus nuevos Estatutos el 9 de diciembre del mismo año, teniendo entre sus fines realizar una estación penitencial por las calles de Toledo en la noche del Viernes Santo.

El Cristo sale en procesión por primera vez el Viernes Santo de 1990 y la Virgen le acompaña desde 1998, aunque presidió el Vía Crucis de la Ciudad en 1996.

Tiene las imágenes del “Cristo de la Misericordia”.

Talla de madera policromada, anónima de la escuela castellana, tallada en la primera mitad del siglo XVII. Es algo menor del tamaño natural y representa a Cristo muerto en la Cruz con cuatro clavos. Potencias del Cristo realizadas por los orfebres “Hermanos Roncero” de Córdoba.

La imagen de la “Virgen de la Caridad”, contemporánea, del artista José Vázquez Juncal, de estilo andaluz, luce corona y puñal dorado, del taller “Hijos de Juan Fernández” de Sevilla, rosario de filigrana dorado y manto de terciopelo color burdeos liso.

El Cristo va sobre andas que con la Cruz de guía fueron talladas en madera por el maestro toledano Juan Salinas, quien talló también los cuatro hachones que iluminan al Cristo. La Virgen va sobre andas de metal repujado y plateado, del taller de orfebrería de Ramón Orovio, de Torralba de Calatrava y es alumbrada por 40 candeleros.

Llevan hábito, capuz y fajín rojo burdeos ribeteados en negro, la medalla de la Hermandad colgada al cuello y guantes negros. Portan faroles de vara.

El Cristo no lleva. Acompaña a la Virgen de la Caridad la banda de Música Juvenil del Ayuntamiento de Toledo.

En la procesión participa con hábitos negros una representación de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Espina, de Talavera de la Reina, hermanada desde 1999. Tras la salida, las imágenes saludan a la Comunidad de Religiosas Cistercienses de Santo Domingo el Antiguo, que acogieron a la Hermandad los años en que la parroquia estuvo cerrada por obras. Desde 1990, es Camarera de Honor S. M. la Reina y su Augusto esposo, el Rey es Hermano Mayor Honorario. También son Hermanos Honorarios el Excmo. Sr. Arzobispo de Toledo, la Excma. Diputación Provincial de Toledo y la Comunidad Cisterciense de Santo Domingo de Silos, “El Antiguo”.

Tiene su sede canónica en la Parroquia de Santa Leocadia


Hermano Mayor
D. Pablo Garcés Granero

Consiliario
D. Emilio Tacero Oliva